LOPD CAMBIOS EN LA REGLAMENTACIÓN

El Parlamento Europeo aprobó en mayo de 2016 un nuevo reglamento de la protección de datos para todos los Estados miembros. Dicho reglamento impone la necesidad de que los gobiernos adapten sus actuales legislaciones de LOPD a estas nuevas consideraciones. Dicha adaptación requiere de un período de dos años. Es decir, que a partir de septiembre de 2018 esta nueva normativa deberá estar recogida en la legislación de los Estados miembros.

Algunas novedades en la LOPD.

Consentimiento

El consentimiento es una de las bases fundamentales en el tratamiento de datos personales. La nueva normativa tiende a presentar este consentimiento como manifestación inequívoca o clara acción afirmativa, excluyendo el consentimiento tácito. A partir de 2018 sólo serán legítimos los consentimientos inequívocos. Por ello será necesario revisar la forma en la que se obtiene y registra tal consentimiento.

Información

El Reglamento prevé que se incluyan en la información que se proporciona a los interesados una serie de cuestiones que con la Directiva y muchas leyes nacionales de trasposición no eran necesariamente obligatorias. Es el caso de explicar la base legal para el tratamiento de datos, períodos de retención de los mismos y autoridades a las que puedan presentar los ciudadanos sus reclamaciones.

Compromiso

El Reglamento supone un mayor compromiso de las organizaciones con la protección de datos. Este mayor compromiso no tiene que suponer una mayor carga en las organizaciones, aunque sí que su implicación deberá ser analizada para configurar de forma eficaz las adaptaciones necesarias para la consecución de los nuevos requisitos establecidos en la norma.

Responsabilidad activa

De la misma forma que está ocurriendo en los sistemas de gestión de calidad (ISO  9001), medioambiental (ISO 14001) y de Seguridad e Higiene en el Trabajo (ISO 45001), el objetivo preventivo exige un enfoque en el riesgo. Con ello la gestión de la protección de datos tiende a ser mucho más preventiva que correctiva.

Aplicación

El reglamento deberá ser aplicado a partir de mayo de 2018. La ventaja de una pronta aplicación es que permitirá detectar dificultades, insuficiencias o errores en una etapa en que estas medidas no son obligatorias y, en consecuencia, su corrección o eficacia no estarían sometidas a supervisión. Ello permitiría corregir errores para el momento en que el Reglamento sea de aplicación.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a conocer un poquito mejor las novedades que nos encontramos en la Ley. Si tenéis cualquier consulta no dudéis en contactar con nosotras y lo hablamos personalmente. ¡Hasta pronto!